MENÚ
 
 

 

 

MENÚ

 

INICIO

SITUACIÓN

HISTORIA

FIESTAS Y TRADICIONES

ASOCIACIÓN SAN ROQUE

DÍA A DÍA

CURIOSIDADES

FOTOS ANTIGUAS

FOTOS ACTUALES

MANUALIDADES

LIBRO DE VISITAS

FORO DE COCINA

OTRAS PÁGINAS DE INTERÉS

RELATOS



 

 

OCIO

Y

TIEMPO LIBRE

EN

ESPINOSA

Hay dos actividades deportivas a destacar en Espinosa de la Ribera. Por un lado la caza. El pueblo dispone de un extenso coto en el que poder realizar esta actividad cinegética. Las especies cazables en la primera modalidad son el corzo y el jabalí, y en la segunda la perdiz, la codorniz y la liebre.

            La pesca tiene como especie referente la trucha. Espinosa de la Ribera dispone de un tramo libre de pesca en el río Luna, cuyo límite inferior viene delimitado por el coto de pesca de Villaroquel, y el superior continúa aguas arriba ya en término de Villarrodrigo de Ordás.

                     

 

EL BAR O CLUB SOCIAL

 

             El pueblo dispone de un bar que regentan Rogelio y Mary. Más que un bar es el club social, el punto de reunión donde cambiar impresiones y jugar una partida a la brisca, el tute o el mus en los fríos días de invierno. En  verano, afuera, a la sombra del frondoso nogal que es toda una institución en el pueblo.

           Espinosa era muy aficionada al juego de los bolos. Esta afición desapareció con los mayores del pueblo que eran los auténticos jugadores de bolos.

            Tengo recuerdos de días calurosos y muchos niños jugando en la plaza a la sombra del nogal centenario, y bolos esperando el anochecer bajo la morera de la otra plaza.

            Hoy no nos quedan niños. Solo MARÍA, la niña deMANOLIN el carpintero,  y los fines de semana DAVID, VICTOR Y SONIA, los nietos de TIVA, y ENRIQUE el nieto de MENA. A estos niños es habitual verlos por nuestras calles jugando. Vienen de viernes a domingo y son considerados junto con MARIA los niños del pueblo.

            Los bolos, polvorientos y olvidados en algún rincón del portal de alguna casa.  Esperando?  No estaría mal recuperar esta afición tan de aquí. Lo dejo en el aire.

 

 

EL DOMINGO EN ESPINOSA

 

         La misa del domingo es lo que hace a este distinto de los demás días de la semana.

    

La misa es en muchos casos la excusa para vestirnos de fiesta y reunirnos. Nosotros, los de Espinosa, tenemos la gran suerte de contar con DON JOSÉ. Don José es, aparte de nuestro cura,  nuestro filósofo, nuestro pensador, el que nos ayuda cada domingo a meditar, el que disipa las dudas, y nos hace ver que es normal dudar. Es un placer escucharlo y la misa con él siempre se hace corta.

   

Terminada la misa, los hombres por un lado y las mujeres por otro nos vamos al bar, y allí juntos pero no revueltos, pasamos lo que queda de la  mañana del domingo. La tarde sigue siendo distinta a las demás tardes de la semana. Seguimos vestidos de domingo, los hombres en el bar alrededor de una partida de cartas y las mujeres en la antigua escuela que es nuestro club social.  

Así pasamos el domingo en Espinosa, de forma sencilla pero intensa y muy gratificante.